Added by on 2013-07-23

Sabemos muy bien que después del paso de los años, de los embarazos o simplemente por la  mala alimentación el vientre tiende a  abultarse y hace que pierdas tu figura. Este problema se da más entre que mujeres que entre los hombres, pero ambos tienen la misma importancia por qué pueden poner su salud y su vida en riesgo si permiten  que el sobre peso avance. A continuación te presentamos algunos consejo para cuidarte y empezar a perder peso poco a poco. Recuerda que esto no lo lograras en tres días, es un plan que requiere persistencia, esfuerzo, uno que otro sacrificio y dedicación.

  1. Hay que Dormir bien.  Cuando estás cansado  produces más grelina, lo que desencadena los antojos de azúcar y otros alimentos sin grasa de construcción. No dormir bien puede alterar la producción de hormonas, lo que afecta los niveles de cortisol y te causa sensibilidad a la insulina, las razones principales para la grasa del vientre.
  2. Rutinas cortas pero efectivas. Matarte haciendo abdominales no es muy funcional que digamos; debes combinar ejercicios que involucren distintas partes del cuerpo. Es mejor hacer poco pero bien hecho.
  3. Reduce el azúcar que comes sustituyéndolas por frutas y verduras que te aporten más proteínas. Hay que mejorar los hábitos de la comida.
  4. Incrementa la  vitamina C en tu dieta por que  ayuda a equilibrar los niveles de cortisol que aumentan cuando estás bajo este estrés. 
  5. Comer grasa buenas, cómo el  Omega 3 que tiene el como el salmón, aguacate y nueces. Estos alimentos están llenos de nutrientes que ayudan a mantener tu estomago por más tiempo. 
  6.  Hay que controlar la respiración cuando estés en momentos de estrés.
  7. Matarte de hambre no te ayudará a quemar la grasa del vientre;es peligroso, poco sano y no vas a bajar de todos modos;es necesario comer bien.
  8. Si después de algunas semanas no notas algún cambio a pesar de todo el esfuerzo, no te desanimes, recuerda que tu cuerpo necesita adaptarse al nuevo ritmo de vida. Se paciente y no te rindas
  9. En lugar de comer tres comidas grandes cada día, cambia a cinco comidas más pequeñas: un desayuno ligero, un aperitivo a media mañana, un almuerzo ligero, una merienda a media tarde, y una cena equilibrada.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*