Added by on 2013-07-28

En verano o en días muy calurosos las plantas son las primeras en afectarse. Es cierto, se necesita de la  luz solar para que crezcan pero en ciertas ocasiones el exceso puede llegar a quemarlas o provocarles “estrés”

Las plantas en contenedores son las que más sufren en una ola de calor, especialmente  colgantes. Hay que darles agua dos veces al día,  la primera debe ser muy temprano por la mañana temprano y la segunda en la noche.

Si tienes camas de vegetales en tu jardín debes ponerles atención especial, por eso te recomendamos considerar la instalación de un sistema de riego por goteo.Los signos más comunes de estrés por calor en los vegetales son follaje quemado por el sol, las frutas o las flores se caen y hay marchitamiento.

En el pasto no hay mucho por hacer; lo más fácil es dejar que la naturaleza siga su curso. Una vez que las temperaturas vuelvan a la normalidad, y el pasto empezara a tener una humedad adecuada, será verde de nuevo.

En general sólo hay que tener atención ante los cambios en el jardín o en las plantas para evitar que se marchiten por el exceso de calor en el verano.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*