Added by on 2013-07-12

La muerte de un ser querido siempre será un momento relevante y a veces traumático en la vida de las personas, el desapego no resulta sencillo en estos temas, seguir tu vida normal y mantenerte con la frente en alto son pasos difíciles pero necesarios para una mente saludable.

La sensación de locura y desesperación se hacen presentes y el miedo a la perdida de control emocional comienza a salir, lo importante ahora es deslindarse de cualquier culpa y comprender que la muerte es un proceso natural y necesario para la vida humana. Posiblemente este hecho es algo que no nos gusta aceptar pero realmente no existen opciones en estos temas. Nuestra vida debe continuar.

Buscar el apoyo de la familia o de los amigos es primordial, aislarte  sólo hará el sentimiento y el dolor más severos y tu proceso de sanación se prolongará o te dañaras emocionalmente. La muerte de un ser querido a menudo deja un gran agujero en la vida y posiblemente no exista alguien que lo llene de nuevo; pero rodearte de quienes amas y te aman en esos momentos te permiten salir de la depresión con un  equipo de apoyo.

Es importante saber que cada persona tiene su propia manera de lidiar con la pérdida. No te puedes poner un límite de tiempo en tu dolor. Debes permitirte experimentar las etapas del dolor que a medida que surgen.

Traer a tu mente  los buenos momentos que pasaste  con esa  persona especial  te hará sentir orgulloso de que disfruto de tu compañía durante el tiempo que estuvieron juntos.

La muerte es irremediable pero seguir con la nuestra también lo es.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*