Added by on 2013-07-23

Algunas veces vivimos pensando en los problemas que tenemos y cómo resolverlos, y así podemos llegar a ala frustración o al enojo si no aprendemos  a lidiar con ellos y a confrontarlos de una manera positiva y efectiva.

Lo primero es que hay que entender el problema como algo real, algo que podemos explicar y hay que tratar de no mezclar tantas emociones a la vez, ya que esto sólo causara confusión y empeorara tu problema.

Quizás te ha pasado que en un trabajo alguien se toma el crédito total de algo en lo que tu participaste, por supuesto que eso nos molesta por que no es justo. Pero siempre piensa en hacer un reclamo iniciando con algo positivo. En lugar de llegar y gritar, reclamar, ofender y demás, a las personas; puedes tomarlo de la mejor manera posible y utilizar las técnicas de comunicación adicionales.

Hay que ser lo más obetivos en la medida de lo posible, trata de evitar decir “yo siento”, porque eso es una declaración emocional, sin pruebas y hechos.  Di lo que quieres decir (haz enfrentamiento), pero siempre permite que la otra persona responda. Es bueno pensar bien lo que dirás y tus argumentos antes de confrontar  a las personas, así sabes lo que la otra persona te puede responder y no perder tus argumentos.

La confrontación no significa lucha. Es un momento optimo para decir y escuchar lo que te tienen que decir. Debes aprender a escuchar y a partir de ahí tomar tus conclusiones.

Si tu confrontación no es bien tomada por la otra persona, no discutas y procura hacer respuestas acertadas pero sin perder de vista el objetivo que es dar a entender a la otra persona tu problema.Recuerda hay que negociar, pero no luchar. 

Lo importante de la confrontación es que aprendas a sobre llevar tus problemas y buscar resoluciones positivas para ti.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*