Added by on 2013-07-09

La mala elección del tamaño, los materiales con que está hecho o el caminar, hacen que los zapatos nos hagan heridas en los pies, como ampollas o dolor muscular. Estos consejos son sencillos para aliviar este problema:
  • A veces las ampollas son inevitables, pues no podemos detenernos para dejar de caminar en nuestras labores diarias. Cuando llegues a casa llena una tina pequeña con agua tibia y agrega un poco de té negro o verde y sumerge tus pies. Tus pies se van a relajar y el olor del te calmara tus tensiones. Además que evita que las ampollas se infecten.
  • Cuando tus zapatos sean nuevos, algunas veces están duros o tiesos y provocan heridas en talones o en los dedos. En casa, antes de estrenar los zapatos úsalos para amoldarlos a ti.
  • Si ya has detectado que parte del zapato te lastima; pega un poco de  tela adhesiva con micro poros al área del zapato para aliviar que te lastime. También puedes pegarlo a tu pie si lo prefieres.
  • Actualmente se venden protectores para los dedos, plantillas para acomodar los pies o protectores de talón para corregir el caminar y evitar las lesiones.
  • Después de un día ajetreado masajea tus pies y sumergelos en agua caliente para reducir el dolor y el cansancio.
Tus pies hacen un gran esfuerzo todos los días, nunca está de más cuidarlos y consentirnos un poco.  

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*