Added by on 2013-07-23

Vivimos quejándonos sobre las horas, que si el tiempo pasa rápido, que si  el día tiene pocas horas, que quisieras hacer más cosas y aprovechar cada hora. Bueno, pues creemos que es momento de parar las quejas y pasar a las acciones. Si quieres tener un buen inicio de día hay que levantarnos temprano, científicamente no tiene beneficios pero si lo experimentas notaras que si tiene muchos beneficios para ti. ¿Cómo cuáles? Presta atención.

El Dalai Lama dijo ” Todos los días, piensa en que despertaste”. Si comienzas el día agradeciendo por tu vida y planeando positivamente tu actitud se ira transformando.  Tenemos el mal hábito de levantarnos tarde, presionar a los niños en el desayuno y llegar tarde al trabajo. ¿Realmente necesitas eso? Por supuesto que no. Cuando te levantas temprano tienes el tiempo suficiente para logar despertar por completo y hacer todas tus cosas  con calma y sin necesidad de estresarnos, claro, esto es siempre y cuando sepas aprovechar ese tiempo y dejes la flojera a un lado.

Si alguna vez te has levantado un poco antes de lo habitual, posiblemente habrás notado la quietud del momento, no hay niños gritando, no hay autos circulando y el silencio es extraño. Creo que ese momento lo podrías aprovechar para relajarte, calmar tu mente, es cuando puedes quizás leer, pensar en ti o simplemente respirar.

Otra cosa que puede hacer cuando te levantes temprano, es mirar un amanecer. ¿Hace cuánto que no lo haces? Si fue hace mucho, creo que te pierdes de algo único y que te relaja bastante. Cuando vives a prisa por lo regular pasas desapercibido los detalles naturales.

El desayuno es la comida más importante del día, entonces si te levantas temprano puedes aprovechar para consentirte con un rico y nutritivo desayuno, o quizás sea momento para probar esa nueva receta que quiere presumirle a tu familia.

Para muchas personas, las mañanas son la hora  del día más productivo, algunos escriben, leen o hacen todas sus labores, para que por la noche  tengan tiempo para su familia.

Si quieres empezar a aprovechar más tu día te recomendamos que inicies con cambios leves en tus horarios, empieza a irte a dormir más temprano para compensar el cambio; aleja el despertador de tu cama para que no lo apagues y no te vuelvas a dormir y ni se te ocurra empezar a pensar en volver a la cama; sólo disfruta el tiempo que tienes.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*