Added by on 2013-08-24

Uno de los factores clave para tener una piel sana es minimizar los poros. Los poros  pequeños ayuda en el bloqueo de  la suciedad que adquiere la piel durante todo el día. A veces los tratamientos de belleza anticuados son los mejores  y este remedio casero no es una excepción. Siguiendo estos sencillos pasos,  puedes tener la piel perfecta, radiante, libre de imperfecciones.

Paso 1: Consigue un jabón neutro, sin perfumes, colorantes o sustancias químicas. Moja tu cara y lavala con este jabón, haciendo suficiente espuma y después enjuaga.

Paso 2: Haz una mascarilla con bicarbonato de sodio, este tiene una textura áspera que ayuda a exfoliar tu piel y no daña los poros. Sirve aproximadamente 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en la palma de tu mano.Rocía un poco de agua en él, lo suficiente para formar una pasta, y da  masaje con esta pasta en todo el rostro en suaves movimientos circulares. Nunca frotes, sólo haz movimientos circulares ligeros. Continua durante unos 30 segundos y enjuaga.

Paso 3: Seca tu cara sin tallar, solo presiona poco con una toalla suave y limpia. No utilices cremas por ahora, no será tan necesario.

 Con este tratamiento, tu piel se acostumbrará a sus propios aceites naturales. El bicarbonato de sodio combate las bacterias que pueden atacar los poros, lo que resulta en una piel más suave y limpia .

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*