Added by on 2013-07-11

Después de hacernos un tatuaje salimos más que contentos con nuestro nuevo look y con ese diseño que nos distingue de los demás. Pero, a final de cuentas podríamos considerar un tatuaje cómo una herida que tiene que sanar y que debe tener ciertos cuidados para que se mantenga  increíble.

El tatuaje siendo una herida, aunque con bonito aspecto, no deja de ser un posible caldo de cultivo para las bacterias, por eso te recomendamos no quitarte el vendaje que puso el artista. Y si no te puso algún vendaje, hizo mal pero tu colócate uno; al menos úsalo los tres primeros días, pero no olvides cambiarlo mínimo una vez al día.

Ahora si no usas vendas, la otra opción es cubrir tu tatuaje con plástico, pero no es muy recomendable por que impide la respiración de tu piel y no te beneficia en mucho. Para lavar el tatuaje, hazlo con un jabón antibacterial y no lo talles, sólo pasa tu manos para eliminar todos los residuos. Seca con una toalla suave sin tallar sino presionando para quitar el exceso de húmedas nada más. Al final aplica una pomada antibacterial que no sea abrasiva, de preferencia que tenga vitamina E. No existe ningún problema si te bañas inmediatamente, lo que si debes evitar es nadar al menos en las primeras 2 semanas, no es muy bueno mantenerlo mojado.

Después de unos días se empezara a pelar o descamar esta zona, por nada del mundo arranques los pedacitos de piel, sólo deja que se caigan sólos y que la piel se recupere por si sola. Por último, si no quieres que tu tatuaje pierda brillo o se ponga verdoso deberás evitar la exposición al sol de ahora en adelante.  

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*