Publicado por el 2012-11-07

Aunque no es algo que nos pueda dejar tirados a medio camino, mantener el depósito del líquido del parabrisas bien surtido permite una experiencia de conducción mucho más segura. No necesitas ninguna experiencia mecánica o herramientas especializadas para completar el proceso, y sólo toma unos minutos para hacerlo.

Paso 1: Estaciona tu auto en un área nivelada. Paso 2: Localiza el depósito y quita la tapa. Paso 3: Vierte el agua o el líquido limpiaparabrisas dejando el nivel a 3 cm de la tapa. Paso 4: Coloca el tapón y corrobora que quede bien cerrado. Paso 5: Cierra el coche y revisa que se dosifique bien el producto.  

Categoría:

Autos, General, Manuales

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*