Added by on 2013-06-08

Tanto el acero común como el inoxidable (que no es exactamente “inoxidable”) suelen oxidarse con el tiempo, a pesar de que cuidemos los utensilios que tengamos fabricados con estos materiales. En el caso de los utensilios de cocina, quizás uno de los mas utilizados sean los cuchillos, algunos de los cuales pueden comenzar a oxidarse (y más si se ponen en lavadoras de platos). La solución es simple:
  • Ponemos en un recipiente el jugo de 3 limones y luego colocamos el cuchillo (precisamente la hoja de metal) para que absorba el jugo cítrico. El ácido del jugo de limón sirve para ayudar a aflojar el óxido, y además evita que la corrosión continúe.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

*